Lola Flores, cantante, bailaora y actriz española.


María Dolores Flores Ruiz (Jerez de la Frontera, Cádiz, 21 de enero de 1923-Alcobendas, Madrid, 16 de mayo de 1995), conocida como Lola Flores o La Faraona, fue una cantante, bailaora y actriz española.

Dentro de la música, se inició en el género de copla, aunque también cantó rumbas y rancheras. Como actriz interpretó más de 35 películas, muchas de ellas ambientadas en el folclorismo andaluz.

Fue una de las primeras mujeres en la España de la posguerra en hablar libremente de temas considerados tabú como la violencia contra las mujeres, las relaciones extramatrimoniales y la prostitución.

Adicional a su carrera en España, también obtuvo reconocimiento en México por su participación en cintas como; Reportaje (1953), ¡Ay, pena, penita, pena! (1953), La Faraona (1956), y Los Tres Amores de Lola (1956).

Algunos de los calificativos que durante décadas se han utilizado para definir la personalidad de Lola Flores han sido los de racial, temperamental, genuina, pasional, arrolladora o genial. Se ha llegado a decir que «Lola Flores es casi una religión».

Algunas de sus peripecias y declaraciones a lo largo de su vida han quedado grabadas en el imaginario colectivo de los españoles de varias generaciones, así lo confirman varias reacciones espontáneas a lo largo de su trayectoria vital.

Una de sus anécdotas más recordadas tuvo lugar en 1977 durante la emisión en directo y ante el público de una de sus actuaciones para el programa de Televisión española Esta noche, fiesta, conducido por José María Íñigo. En un giro brusco del baile, Lola Flores perdió un pendiente, detuvo la actuación para, mientras se ponía a buscar por el suelo de todo el escenario, clamar ante el micrófono:

«Perdón, pero se me ha caído un pendiente en oro. [...] Bueno, ustedes me lo vais a devolver porque mi trabajito me costó. [...] Muchas gracias de todo corazón pero el pendiente, Íñigo, no lo quiero perder, eh, por favor».

Años más tarde, con motivo de la boda de su hija Lolita el 25 de agosto de 1983, un gentío de en torno a cinco mil personas abarrotaron la iglesia y su contorno para seguir en directo el enlace. La desaforada concentración de personas impedía la celebración de la ceremonia y ante la desesperada situación, Lola Flores, micrófono en mano, imploró a los congregados:

«Si me queréis, irse».

La expresión pasó como frase hecha al lenguaje popular y décadas más tarde seguía utilizándose

Finalmente, otro episodio que da muestra del peculiar carácter de la artista jerezana, fue el acaecido en 1989 cuando fue llamada a declarar judicialmente acusada de fraude fiscal durante cinco años consecutivos. Tras excusarse alegando su desconocimiento de la obligación de tributar y reconocer que no sabía que no hacerlo tenía «tanto castigo», imploró ante las cámaras:

«Si una peseta me diera cada español, podría pagar»,

momento que igualmente pasó a la posteridad en la historia de la televisión.

Wikipedia

Miniserie Lola | Israel del Santo, Luis Sánchez-Gijón | 2021