top of page

Maria Casarès, actriz española nacionalizada francesa que triunfó como exiliada en este país.


María Victoria Casares Pérez, también conocida como Maria Casarès (La Coruña, España, 21 de noviembre de 1922 - Alloue, Charente, Francia, 22 de noviembre de 1996) fue una actriz de teatro y cine española nacionalizada francesa que triunfó como exiliada en este último país, donde residió desde su juventud desde 1936, a raíz del exilio de su padre, el político Santiago Casares Quiroga, que había sido ministro y jefe de Gobierno de la Segunda República Española bajo la presidencia de Manuel Azaña.

Nacionalizada francesa en 1975 y considerada francesa por los franceses —que escriben su nombre Maria Casarès—, integró junto a Edwige Feuillère y Madeleine Renaud el grupo de trágicas galas más notable de su generación.

Hija de Santiago Casares Quiroga (1884-1950), político que llegó a ser ministro y jefe del gobierno de la II República Española y se vio obligado a dimitir el 18 de julio de 1936 al estallar el levantamiento militar. Su madre fue Gloria Pérez Corrales, fallecida en París en 1945. María no fue una niña querida y declararía mucho más tarde con humor: "Cuando mis padres me tuvieron fue por distracción o torpeza". Tuvo una medio hermana, Esther Casares, nacida de una relación anterior de su padre.

Estudió en el Collège Français de La Coruña, situado en la zona de Riazor​. En 1931, la familia se trasladó a Madrid. En su nuevo establecimiento comenzó a hacer teatro. A causa de la Guerra Civil, salieron de España y llegaron a París el 20 de noviembre de 1936, previo paso por Barcelona, junto a su madre y un amigo, Enrique López Tolentino, militante trotskista de 18 años y amante de su madre, que posteriormente en París se convertirá en el primer amante de María.​ Se alojaron en el Hotel Paris-Nueva York, rue de Vaugirard (hoy desaparecido). Estudió en el Instituto Victor-Duruy, donde aprendió francés. Conoció al actor español Pierre Alcover y a su esposa, miembro de la Comédie-Française, Colonna Romano. Este ayudó a la familia Casares y animó a María a dedicarse al teatro.

Actividad profesional en Francia

Estudió interpretación en el Conservatorio de París, en el que había conseguido entrar en 1941 a pesar de sus dificultades con el idioma. A través de un arduo trabajo, ingresó en esa prestigiosa institución, en la que interpretó a Hermione y Eriphile. Tuvo como profesora a Béatrix Dussane e hizo amistad con Alice Sapritch. Obtuvo un primer premio de tragedia y un segundo premio de comedia. El primer papel profesional que obtuvo fue en La Celestina. Atrajo la atención de Jean Marchat y Marcel Herrand que entre 1942 y 1944, montaron para ella Deirdre de los pesares de Synge, Le Voyage de Thésée de Georges Neveux, con gran éxito, y Solness el constructor de Henrik Ibsen.

En 1944 conoció a Albert Camus, con quien mantuvo una relación sentimental hasta la muerte de este en 1960. Protagonizó varias obras escritas por Camus, como El malentendido, El estado de sitio y Los justos, y representó obras de Sartre, Jean Anouilh, Jean Cocteau, Genet y Claudel, convirtiéndose en musa del existencialismo francés.

En 1949, entra en la Comédie Française y cinco años más tarde en el Teatro Nacional Popular (TNP), compañía pública con una fuerte preocupación social. Participó en la creación y potenciamento del Festival de Aviñón. María Casares interpretó a Lady Macbeth, María Tudor, Ana Petrova, etc. en obras de Shakespeare, Victor Hugo y Antón Chéjov, Ibsen, Eurípides, entre muchos otros.

En el cine se inició en el clásico de Marcel Carné, Les enfants du paradis y poco después, en 1944, protagonizó Las damas del Bosque de Boloña de Robert Bresson.

Jean Cocteau la dirigió en Orphée (1950) y se hizo muy popular, si bien en España fue silenciada.

Hizo memorables trabajos junto a Gerard Philipe, Jean Vilar y Jean Louis Barrault.

En 1976 volvió a España para representar El adefesio de Rafael Alberti en Madrid, Barcelona y Murcia. En esta última fue ovacionada y le arrojaron flores desde el público. En 1980 adquirió la nacionalidad francesa.

En 1989 obtuvo el Premio Molière a la mejor actriz de teatro y fue nominada a los César. Recibió del gobierno francés el Premio Nacional de Teatro, y en España, la Medalla al Mérito de Bellas Artes. Obtuvo el Premio Segismundo de la Asociación de Directores de España.

También se le concedió el título de hija predilecta de La Coruña​ y la Medalla Castelao.

En 1980 publicó un libro de memorias, Residente privilegiada, título que alude a su estatus en la tarjeta de residencia original emitida por Francia.

Fue condecorada con la Legión de honor francesa.

En 1996, María Casares aceptó que los premios de teatro de Galicia llevaran su nombre, pero la muerte le impidió asistir a su primera edición.

Familia

María Casares conoció a Albert Camus el 19 de marzo de 1944 en la casa de Michel Leiris. Desarrollaron una relación amorosa durante los ensayos de Le malentendu en 1944, donde interpretó a Martha. El escritor, que pone en contacto a María con la Resistencia y los exiliados españoles, es para la actriz "padre, hermano, amigo, amante y a veces hijo". El fin de la guerra, el regreso desde Argelia de Francine Faure, esposa de Camus desde el 3 de diciembre de 1940, el nacimiento de los gemelos Catalina y Jean, los separó; rompieron. Se encontraron por casualidad de nuevo en 1948 y mantuvieron un apasionado romance secreto que sólo terminó con la muerte por accidente del escritor en 1960.

Catherine Camus recuerda a María Casares como "una actriz memorable y el gran amor de su padre" (Albert Camus).​ Fue "la mujer de su vida". Ello no obstante, Camus le confesó a Jean Grenier que nunca se casaría con ella;​ por su parte la actriz contó su relación con el escritor en su autobiografía Residente privilegiada.

Para María Casares, Camus será el Único, el único hombre que ella amaba de verdad; un amor que permanecerá más allá de la muerte.​ Tal vez ella fue el gran amor de su vida.

Tras la muerte de Albert Camus, en un intento de distraerla de su profundo dolor, los amigos íntimos de María Casares —entre los cuales estaba el actor alsaciano André "Dadé" Schlesser— la animaron a comprar una casa (no tenía nada en Francia). El 5 de agosto de 1961, María Casares y André Schlesser compraron a partes iguales la casa solariega, los edificios anexos y las tierras del dominio de La Vergne, situado en el municipio de Alloue, del departamento de Charente. El 27 de junio de 1978 se casó con él, que fallecería en Saint-Paul-de-Vence el 15 de febrero de 1985. La pareja vivía en la calle Asseline nº 6, en el distrito XIV de París.

Tras la muerte de André, sus hijos Anne y Gilles Schlesser dejaron a María Casares la parte del dominio de La Vergne que pertenecía a su padre.

Fue enterrada junto a su marido en el cementerio del municipio de Alloue. Para agradecer a Francia el haber sido una tierra de asilo, María Casares, sin descendientes, donó a este municipio la finca y la casa señorial de La Vergne -que ya le pertenecía en su totalidad- situada en la margen derecha del Charente, aguas arriba del pueblo. El lugar es un lugar de encuentros y conferencias que toma el nombre de "La Maison du comédien - Maria Casarès".

Obras sobre Maria Casarès

Parte de su vida fue novelada por Manuel Rivas en Os libros arden mal (2006) y en Memorias de cidades sen luz (2008) de Inma López Silva. El Proyecto C3 homenajeó a su figura en el cortometraje Crea: María Casares (2013), con Noelia Toledano como actriz principal, junto a otras gallegas destacadas como Maruxa Mallo y Carolina Otero. En 2019 se estrenó el espectáculo teatral Despois das ondas sobre su vida, con un texto de Ernesto Is que fue galardonado con el Premio Rafael Dieste de Teatro.

Comments


bottom of page