Kathleen McNulty, matemática irlandesa y una de las seis programadoras originales de la ENIAC.


Kathleen "Kay" Rita McNulty Mauchly Antonelli (Creeslough, 12 de febrero de 1921 – Wyndmoor, 20 de abril de 2006) fue una matemática irlandesa y una de las seis programadoras originales de la ENIAC,​ la primera computadora digital electrónica de propósito general.

Una semana después de graduarse, encontró un anuncio de empleo publicado en The Philadelphia Inquirer para el Servicio Civil de los Estados Unidos. El título del anuncio decía: Se busca: "Mujeres con título en matemáticas" y agregaba "La necesidad de mujeres ingenieras y científicas está creciendo tanto en la industria como en el gobierno... las mujeres están recibiendo propuestas de empleo en carreras científicas e ingenieriles... encontrará que allí, más que en ningún otro lado, el slogan es 'Se buscan mujeres'". El ejército de los Estados Unidos estaba buscando mujeres con estudios de matemática justo donde ella vivía, en Filadelfia. De inmediato llamó a sus dos colegas de graduación, Frances Bilas y Josephine Benson. La segunda no pudo llegar al encuentro, así que fueron Fran y Kathleen las que finalmente llegaron a una entrevista de trabajo en 1946, donde fueron informadas de los puestos vacantes. Muy pronto, ambas recibieron cartas pidiendo que se presentasen en la Moore School of Electrical Engineering, en la Universidad de Pensilvania, para comenzar a trabajar en julio de 1942. El puesto que figuraba en su ficha de empleo era el de "computadoras". Allí trabajarían hasta formar parte del equipo de programación del ENIAC, que fue puesta en funcionamiento oficialmente en diciembre de 1946.

A pesar de todos sus estudios, su formación en matemáticas no la había preparado para su trabajo en cálculo de trayectorias balísticas. Ni Fran Spence ni ella estaban familiarizadas con los métodos de integración numérica usados para calcular trayectorias. El libro que usaban para estudiar el tema ("Numerical Mathematical Analysis", 1st Edition by James B. Scarborough, Oxford University Press, 1930) les ofreció pocas aclaraciones al respecto. Las dos nuevas matemáticas aprendieron cómo realizar sus cálculos paso a paso, a través de la práctica y con los buenos consejos de su supervisora Lila Todd. Cerca de 75 jóvenes mujeres computadoras fueron empleadas en la Moore School en ese período, muchas de ellas tomaron cursos con Adele Goldstine, Mary Mauchly y Mildred Kramer. El trabajo fue muy tedioso, y muchas de ellas renunciaron por exceso de trabajo, pero Kay se volvió prominente entre las mujeres computadoras.

Dos o tres meses después, Fran y Kay fueron trasladadas para trabajar en el analizador diferencial ubicado en el sótano de la Moore School. Ese era el más grande y sofisticado calculador analógico de su tiempo, de los cuales solo había 3 en los Estados Unidos y 5 o 6 en el mundo entero (todos los demás en Gran Bretaña). Utilizando este equipo, inventado por Vannevar Bush en el MIT una década atrás y retocado para hacerlo más preciso por el equipo de la Moore School, el cálculo de una trayectoria simple, cerca de 40 horas en una calculadora mecánica de escritorio, podía completarse en alrededor de 50 minutos.

La ENIAC fue desarrollada para realizar el mismo tipo de cálculos entre los años 1943-1946. En junio de 1945, Kay fue elegida para ser una de las primeras programadoras, junto con varias otras mujeres tales como Betty Snyder, Marlyn Wescoff y Ruth Lichterman, y una quinta computadora llamada Helen Greenman ("Greenie").

La computadora podía completar los mismos cálculos de trayectoria balística descriptos más arriba en solo 10 segundos, pero para lograr eso, tomaba entre uno y dos días configurar la máquina con un nuevo grupo de problemas que resolver. Eran las mujeres las responsables de determinar la secuencia de paso requerida para completar los cálculos para cada problema y configurar la ENIAC de acuerdo a eso, aunque antes habían consultado también con algunos de los ingenieros de ENIAC tales como Arthur Burks para determinar cómo podrían programar la máquina.

Dado que la ENIAC era un proyecto secreto, las programadoras no tenían permitido ni siquiera entrar en la sala donde se encontraba la máquina, pero se les daba acceso a planos desde los cuales trabajar en la programación en una sala adyacente. Programar la ENIAC implicaba trabajar sobre las ecuaciones diferenciales asociadas a un problema de trayectoria con la precisión permitida por la ENIAC y calcular la ruta con instrucciones que logren alcanzar la locación correcta entre 1/5.000to de segundo. Solo cuando tenían diseñado un programa en papel, las mujeres tenían permiso para ingresar a la sala de ENIAC y programar físicamente la máquina.

Antonelli murió de cáncer en Wyndmoor, Pennsylvania, el 20 de abril de 2006, a la edad de 85 años.

Durante el apogeo de ENIAC, el reconocimiento adecuado escapó de Antonelli y sus compañeras programadoras. La invisibilidad de las programadoras del ENIAC (tanto por ser mujeres como por el secreto de su trabajo, especialmente durante la guerra) las mantuvo fuera del ojo público.

Fue incluida en el Salón de la Fama Internacional de Mujeres en Tecnología en 1997 junto con los otros programadores originales de ENIAC, y aceptó la incorporación de John Mauchly al Salón de la Fama de Inventores Nacionales en Akron, Ohio, en 2002.

En 2010, se lanzó un documental llamado "Top Secret Rosies: The Female Computers of WWII". La película se centró en entrevistas en profundidad a tres de las seis mujeres programadoras, centrándose en las encomiables contribuciones patrióticas que hicieron durante la Segunda Guerra Mundial.

Wikipedia


Documental Top Secret Rosies: The Female Computers of WWII | LeAnn Erickson | 2010