Karen Uhlenbeck, matemática estadounidense y primera mujer en ganar el Premio Abel en 2019.


Karen Keskulla Uhlenbeck (Cleveland, 24 de agosto de 1942) es una matemática estadounidense especialista en ecuaciones en derivadas parciales. Es catedrática emérita de la Universidad de Texas en Austin y Senior Research Scholar en la Universidad de Princeton y en el Instituto de Estudios de Estudios Avanzados (EE. UU.). El 19 de marzo de 2019 recibió el Premio Abel, otorgado por la Academia Noruega de Ciencias y Letras, por sus investigaciones con ecuaciones en derivadas parciales de las formas del espacio en varias dimensiones.

Está considerada una de las fundadoras del área del análisis geométrico por sus trabajos en aplicaciones armónicas y sus trabajos han favorecido importantes avances en el campo de las ecuaciones en derivadas parciales geométricas, la teoría gauge y los sistemas integrables.

Uhlenbeck ha trabajado primero en el cálculo de variaciones y posteriormente se dio a conocer principalmente por sus trabajos sobre ecuación en derivadas parciales no lineales en varios problemas geométricos y físicos —desarrolladas originalmente por la necesidad de describir fenómenos como el electromagnetismo, pero que ahora se utilizan en multitud de contextos, como el estudio de las formas del espacio en varias dimensiones— sobre los cuales ha colaborado en la Universidad de Chicago con Shing-Tung Yau.

A principios de los 1980 obtuvo con Jonathan Sacks el teorema sobre la existencia de inmersiones armónicas de superficies compactas en 3-variedades de Riemann.

Uhlenbeck ha demostrado la existencia de medidores de Coulomb para las ecuaciones de Yang-Mills y ha deducido, ya que estas ecuaciones resultan elípticas para un calibre determinado, propiedades analíticas de sus soluciones. En particular, sus estimaciones sobre las soluciones (autoduales) instantones de las ecuaciones de Yang-Mills han constituido trabajos analíticos previos para la clasificación de las estructuras diferenciables sobre las variedades de dimensión 4 por Donaldson, quien recibió por ello la Medalla Fields en 1986. El resultado se engloba en la teoría gauge en la que se interesó tras escuchar una charla de Michael Atiyah en la Universidad de Chicago.​ Ha trabajado también en las ecuaciones de ondas no lineales y en los sistemas integrables a una infinidad de cantidades conservadas (solitones).

A lo largo de su carrera ha denunciado los prejuicios contra las mujeres y las dificultades en los espacios profesionales de matemáticas. “Me dijeron que nadie contrataba a mujeres, porque las mujeres debían estar en casa y tener bebés” explicó en un libro publicado en 1997. "No puedo pensar en una mujer matemática para quien la vida haya sido fácil. Los esfuerzos heroicos tienden a ser la norma".

“Soy consciente de que soy un modelo para las mujeres jóvenes en el campo de las matemáticas. Y, en parte, por eso estoy aquí. Sin embargo, es difícil ser un modelo, porque lo que realmente tienes que hacer es mostrar a los estudiantes que una persona imperfecta puede triunfar",

señala en Viajes de mujeres en ciencia e ingeniería: no hay constantes universales.

En efecto, el jurado destacó que Uhlenbeck es "un modelo a emular y una firme defensora de la igualdad de género en el mundo de las Ciencias y las Matemáticas".

En marzo de 2019 recibió el premio Abel 2019 dotado con 770.000 euros, convirtiéndose en la primera mujer ganadora de esta distinción que se otorga desde 2003.​ “El reconocimiento de los logros de Uhlenbeck debería haber sido infinitamente mayor, ya que su trabajo ha conducido a algunos de los avances en matemáticas más espectaculares de los últimos 40 años”, declaró en un comunicado el físico Jim Al-Khalili, miembro de la Royal Society al conocer que se había otorgado el premio a Uhlenbeck.

Wikipedia

Karen Uhlenbeck, pionera y matemática “imperfecta”. El País

Tags:

0 comentarios