Mildred Dresselhaus, física y nanotecnóloga estadounidense, la "Reina de la Ciencia del Carbono".


Mildred Spiewak, conocida como Mildred Dresselhaus (Brooklyn, 11 de noviembre de 1930-Cambridge, 20 de febrero de 2017), física y nanotecnóloga estadounidense, pionera en el estudio de los nanomateriales, conocida como la "reina de la ciencia del carbono", fue la primera catedrática y catedrática emérita de Física e Ingeniería Eléctrica del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Obtuvo numerosos premios que incluyen la Medalla Presidencial de la Libertad, la Medalla Nacional de Ciencia, el Premio Enrico Fermi y el Premio Vannevar Bush.

Hija de Ethel Teichtheil y Meyer Spiewak, inmigrantes polacos judíos de origen humilde.

Criada en el Bronx, se graduó en el Hunter College High School pensando en ser maestra. Obtuvo su licenciatura por el Hunter College en Nueva York en 1951, y recibió el consejo de la futura premio Nobel Rosalyn Yalow para proseguir sus estudios de física.​ Realizó estudios de posgrado en la Universidad de Cambridge con una beca Fulbright y en la Universidad de Harvard, donde obtuvo su máster en Radcliffe College. En sus clases universitaria varias veces fue la única mujer del curso, y consiguió su doctorado en la Universidad de Chicago en 1958, donde estudió bajo el premio Nobel Enrico Fermi.

Sus investigaciones las comenzó sobre las propiedades de las microondas de un superconductor en un campo magnético y es en 1958 cuando defendió su tesis doctoral en este ámbito.

Pasó luego dos años en la Universidad Cornell como postdoctorada antes de trasladarse al Laboratorio Lincoln del MIT como empleada. Se convirtió en profesora visitante del MIT en 1967, en profesora titular en 1968, y en catedrática de Física en 1983. En 1985, se convirtió en la primera mujer seleccionada como Catedrática de Instituto, la distinción más alta del profesorado en el MIT.

Carrera y legado

Dresselhaus recibió la Medalla Nacional de Ciencia en 1990 en reconocimiento a su trabajo sobre las propiedades electrónicas de los materiales y la promoción de oportunidades para mujeres en ciencia e ingeniería. Y en 2005 recibió el 11º Premio Heinz en la categoría de Tecnología, Economía y Trabajo. En 2008 recibió la Medalla Oersted, y en 2015 la Medalla IEEE de Honor, primera mujer en recibirla.

De 2000–2001, fue la directora de la Oficina de Ciencia en el Departamento de Energía de EE.UU. De 2003 a 2008, fue la presidenta del consejo de gobierno del Instituto Estadounidense de Física. También ha servido como presidenta de la Sociedad Física Estadounidense, la primera mujer presidenta de la Asociación Estadounidense para el Adelanto de la Ciencia, y tesorera de la Academia Nacional de Ciencias. Dresselhaus dedicó mucho tiempo a apoyar los esfuerzos para promover el aumento de la participación de las mujeres en la física.

En 2012 Dresselhaus fue la correcipiente del Premio Enrico Fermi, junto a Burton Richter. El 31 de mayo de 2012 Dresselhaus recibió el Premio Kavli,​ "por sus contribuciones pioneras en el estudio del fonón, las interacciones fonón-electrón, y el transporte térmico en las nanoestructuras."

En 2014, recibió la Medalla Presidencial de la Libertad.

Dresselhaus se distinguió en especial por su trabajo sobre el grafito, los compuestos de intercalación del grafito, los fullerenos, los nanotubos de carbono, y el efecto termoeléctrico de baja dimensión. Su grupo hizo frecuente uso de la estructura de banda electrónica, el efecto Raman, y la fotofísica de las nanoestructuras de carbono. Entre los antiguos alumnos de Dresselhaus se encuentran reconocidos científicos materiales tales como Deborah Chung y James S. Speck y físicos notables como Nai-Chang Yeh, Greg Timp, Mansour Shayegan, Lourdes Salamanca Riba, y Ahmet Erbil.

Dresselhaus exploró el potencial de los nanotubos de carbono: diminutos conductos con enormes posibilidades. En un futuro no muy lejano pueden ser el material con el que se haga la correa de un ascensor espacial, paneles solares mucho más potentes; o se envíen medicinas directamente a los tumores. Sus más de 1700 trabajos en la materia y la coautoría de ocho libros le han merecido el apodo de reina del Carbono.

Hay varias teorías físicas que reciben su nombre de Dresselhaus. El modelo Hicks-Dresselhaus (L. D. Hicks y Dresselhaus) es el primer modelo básico para el efecto termoeléctrico de baja dimensión, que inició el campo de banda entero.​ El modelo SFDD (Riichiro Saito, Mitsutaka Fujita, Gen Dresselhaus, y Mildred Dresselhaus) fue el primero en predecir las estructuras de banda de los nanotubos de carbono.​ El efecto Rashba-Dresselhaus se refiere a la interacción orbito-giratorio modelado por Gene Dresselhaus, el esposo de Mildred Dresselhaus.

Defensa de la integración de la mujer en la ciencia

Fue defensora de la integración de las mujeres en la ciencia. Así lo relataba:

Tenía una plaza de investigación en MIT Lincoln Labs, y por supuesto éramos muy pocas mujeres, éramos dos entre cientos de hombres. Así que éramos menos, pero creo que nuestro trabajo era valorado. Y sigo en ello, porque me sigue interesando.

En 1971 tuvo la iniciativa de organizar el primer Women’s Forum en el MIT para explorar el papel de la mujer en ciencia,​ que luego recibió la financiación de la Fundación Carnegie. Además cuando ganó el premio Kavli, con una recompensa de un millón de dólares, creó el Fondo Mildred Dresselhaus para apoyar a mujeres o a miembros junior de su facultad.

Sus contribuciones para lograr la integración de las mujeres en ciencia le valieron varios reconocimientos, entre ellos: la cátedra Abby Rockefeller Mauze del MIT y el premio ACS por promover la presencia de las mujeres en carreras de químicas.

En 2017 Dresselhaus apareció en un anuncio para la campaña de General Electric para conseguir 20 000 mujeres en STEM para 2020.

Vida privada

Se casó en 1958 con el físico teórico Gene Dresselhaus y tuvieron cuatro hijos en un corto lapso. «Sus superiores, sin embargo, se mostraron muy poco comprensivos con su situación y su necesidad de compaginar trabajo y familia.»

Wikipedia

3 incredible stories from the life of nanoscience pioneer Mildred Dresselhaus. Massive Science