top of page

Eunice Newton Foote, climatóloga, inventora y defensora de derechos de las mujeres de Seneca Falls.


Eunice Newton Foote (Goshen, 17 de julio de 1819, – Lenox, 30 de septiembre de 1888) fue una científica climatóloga, e inventora estadounidense, y defensora de derechos de las mujeres de Seneca Falls, Nueva York. Fue una destacada investigadora que descubrió una clave para entender el efecto invernadero, el cambio climático, la ciencia del clima y la meteorología.

Se anticipó tres años a los experimentos de John Tyndall, al que se consideraba el descubridor del efecto del CO2 en la atmósfera.

Eunice Newton nació en 1819 en Goshen, Connecticut, creció en Bloomfield, Nueva York y se educó en el Troy Female Seminary en 1836-37 donde estudió la teoría científica impartida por Amos Eaton. Su madre era Thirza Newton. Su padre era Isaac Newton Jr., procedente de Goshen, que más tarde fue agricultor y emprendedor en East Bloomfield. Tuvo seis hermanas y cinco hermanos.

De 1836 a 1838 Eunice estudió en el Troy Female Seminary, que más adelante se llamó Emma Willard School. Los estudiantes del seminario podían atender a clases de una facultad de ciencias cercana que posteriormente se convertiría en el Instituto Politécnico Rensselaer, donde Foote aprendió los fundamentos de química y biología. Allí fue influenciada por los libros de texto de Almira Hart Lincoln Phelps, la hermana de Emma Willard, que fue una pionera de las mujeres en la ciencia, una experta botánica y la tercera mujer miembro de la AAAS. Sin embargo, Foote careció de la ventaja de una buena formación en física experimental, en parte consecuencia de la desigualdad de género de su tiempo, en parte del desarrollo de la ciencia estadounidense en comparación con la británica y europea.

Activista

Fue miembro del Comité Editorial para la Convención de Seneca Falls de 1848, la primera convención de derechos de las Mujeres, Foote y una de las firmantes de la convención Declaración de Seneca Falls (Declaration of Sentiments). Firmó con su marido Elisha Foote y fue una de cinco mujeres que prepararon los procedimientos para su publicación.

Obra científica

Foote llevó a cabo una serie de experimentos que demostraban las interacciones de los rayos de sol sobre diferentes gases.

Usó una bomba de aire, cuatro termómetros y dos cilindros de vidrio. Colocó dos termómetros en cada cilindro y con la bomba de aire evacuó el aire de un cilindro y lo comprimió en el otro. Permitió que los dos cilindros alcanzaran la misma temperatura y los colocó después al sol para medir la variación de la temperatura en diferentes condiciones de humedad. Realizó el experimento con CO2 (anhídrido carbónico), aire e hidrógeno. De los gases que probó Foote concluyó que el que atrapaba más calor era el CO2 alcanzando una temperatura de 125 grados Fahrenheit (51,7°C).

Sobre este experimento afirmó:

El recipiente que contenía este gas se calentó mucho más que los otros y tras retirarlo del sol tardó varias veces más tiempo en enfriarse.

El profesor Joseph Henry presentó en 1856 en la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia el resultado de los experimentos de Foote con cilindros calentados al sol rellenos con diferentes gases titulado Circumstances affecting the heat of the sun's rays (Circunstancias que afectan el calor de los rayos de sol). La mayoría de divulgadores han coincidido en señalar la discriminación de género de la época como causa de que Foote no presentara su propio resultado, pero lo cierto es que las mujeres no tenían prohibido realizar sus propias presentaciones, como demostró la propia Foote presentando su segundo artículo en la Asociación en 1857 después de que su marido Elisha Foote adquiriese la membresía el año anterior por recomendación de Joseph Henry.

El Profesor Henry presentó el documento con las siguientes palabras:

La ciencia no era de ningún país y no tenía sexo. La esfera de la mujer abarca no sólo lo bello y lo útil, sino lo verdadero.

Foote descubrió que el aire rarificado en un cilindro se calentaba menos que el aire a presión normal y que, por el contrario, el aire húmedo se calentaba más. Y algo más interesante aún; en sus propias palabras, “el mayor efecto lo he encontrado en el gas ácido carbónico”.

Conocedora del debate sobre las causas del clima cálido y húmedo del Devónico tardío y el inicio del Carbonífero, hace unos 360 millones de años, cayó en la cuenta de que en dicho periodo la atmósfera albergaba un alto contenido en CO2, concluyendo, en sus propias palabras, que:

Una atmósfera de ese gas podría darle a nuestra Tierra una elevada temperatura; y como algunos suponen, en algún periodo de su historia, el aire estuvo mezclado en éste en una proporción mayor que la actual, con lo que debería haber resultado necesariamente un incremento de la temperatura provocada por su propia acción y por el aumento del peso del aire.

Eunice Foote se anticipó en tres años a los experimentos del físico y químico británico de origen irlandés John Tyndall, al que se ha considerado hasta ahora el descubridor del efecto del CO2 en la atmósfera y que, probablemente el irlandés utilizó como base 3 años después. Sin embargo, el montaje experimental de Foote no separaba el visible del infrarrojo en el espectro de la luz solar, aparte de que el propio efecto invernadero provocado por los recipientes de cristal podría influir en los resultados. Tyndall fue mucho más cuidadoso y utilizó una fuente de rayos oscuros (como se denominaba entonces al infrarrojo) y aisló el gas a estudiar en un tubo de latón tapado en ambos extremos con cristales de sal, con objeto de dejar pasar todo el infrarrojo y demostrar así más allá de toda duda razonable que el CO2 absorbía en este rango del espectro calentando el gas del recipiente.

Eunice Foote realizó su última investigación documentada en 1858, una publicación sobre las propiedades eléctricas de los gases a diferentes presiones y temperaturas, relacionándolo de nuevo con el comportamiento de la atmósfera.

Recibió una patente en 1860 sobre llenado de suelas de botas y zapatos en una pieza de goma vulcanizada para evitar el chirrido al caminar.

En 1867 Foote inventó una máquina de hacer papel que producía un papel más fuerte, suave y con mayor facilidad para el corte recto.

A partir de ahí parece haber abandonado su carrera científica hasta su muerte en 1888.

Descubrimiento de su obra

Eunice Foote fue rescatada del olvido por Raymond Sorenson, un investigador independiente y coeditor de Oil-Industry History, quien fue el primero en publicar un artículo sobre Foote en 2011. Coleccionista de manuales científicos, Sorenson encontró el artículo de Foote tal y como lo leyó Joseph Henry en el Annual of Scientific Discovery de 1857 publicado por David Ames Wells.

En el verano de 2016, un amigo de la climatóloga canadiense Katharine Hayhoe le preguntó por qué no había mujeres en la historia de la disciplina. Hayhoe hizo una pequeña investigación y rescató la comunicación de Eunice Foote, finalmente publicada en The American Journal of Science and Arts en noviembre de 1856. El climatólogo Ed Hawkins publicó poco después un tuit que sería el inicio del rescate de Eunice para la historia de la ciencia del clima.

Secuencia de publicaciones

En 1856, los efectos de la radiación solar sobre gases contenidos en cilindros de cristal descubiertos por Eunice se reportaron oralmente en una presentación anual de la American Association for the Advancement of Science (AAAS) en Albany, Nueva York.

En 1856 el artículo de Eunice Foote fue publicado en el American Journal of Science and Arts con el título ‘Circumstances affecting the heat of the Sun's rays’,​ e inmediatamente después se publicó un artículo más amplio firmado por su marido Elisha Foote.

Comentando el artículo de Eunice Foote se publicaron artículos en The New York Daily Tribune, the Canadian Journal of Industry, Science and Art, y Scientific American.

En el artículo de The New York Daily Tribune se comentó que Joseph Henry dijo de los resultados de Foote:

que aunque los experimentos eran interesantes y valiosos, había muchas dificultades para intentar interpretar su significado.

The New York Daily Tribune

Dos resúmenes del artículo de Foote aparecieron en Europa: Edinburgh New Philosophical Journal en 1857, y Jahresbericht en 1856 y 1857.

El segundo artículo de Eunice, 'On a new source of electrical excitation', también leído por Joseph Henry en la reunión de la AAAS en Montreal en 1857, se publicó en las Actas de la AAAS, el primero de una mujer. Una versión más breve apareció en American Journal of Science and Arts. A diferencia de su primer artículo, esta versión se volvió a publicar en la Philosophical Magazine en 1958.

Vida personal

Su padre era Isaac Newton Jr., originalmente de Goshen, Connecticut y más tarde agricultor en Bloomfield, Nueva York. Su madre era Thirza. Tenía seis hermanas y cinco hermanos. Eunice era una buena pintora de retratos y paisajes.

El 12 de agosto de 1841, se casó con Elisha Foote, abogado de patentes, que llegó a ser juez. Elisha y Eunice vivieron en Seneca Falls. Su padre era fideicomisario del Barnard College. Eunice y Elisha tuvieron dos hijas: Mary Foote (1842–1931), una artista y escritora que se casó con el senador de Misuri John B. Henderson y acabaría como presidenta de la Asociación para el Sufragio Femenino de Misuri. Y Augusta Newton Foote (n. 1844), escritora del libro The Sea at Ebb Tide, un trabajo científico sobre los organismos que pueden encontrarse en las playas norteamericanas. Era miembro del consejo de Barnard College. Se casó con Francis B. Arnold el 6 de marzo de 1869.

Eunice y Elisha tuvieron seis nietos, tres por cada hija. Elisha murió en 1883 y Eunice murió cinco años más tarde, en septiembre de 1888. Eunice está enterrada en el cementerio Green-Wood de Brooklyn, Nueva York.

Comments


bottom of page