Esther Mahlangu, una de las artistas más conocidas de Sudáfrica.


Esther Mahlangu (11 de noviembre de 1935) es una artista sudafricana. Es conocida por sus atrevidas pinturas contemporáneas a gran escala que hacen referencia a su herencia ndebele. Es una de las artistas más conocidas de Sudáfrica.

Nació en una granja situada en las afueras de Middelburg, Mpumalanga, Sudáfrica, y pertenece al pueblo Ndebele del Sur. Mahlangu empezó a pintar a los 10 años, y su madre y su abuela le enseñaron la habilidad de pintar murales, siguiendo la tradición del pueblo Ndebele del Sur de que las mujeres y las niñas pinten el exterior de las casas. Es en esta tradición cultural donde Mahlangu comenzó su andadura artística. Tenía ocho hermanos menores, que eran seis niños y tres niñas (incluida ella). Ella y su marido tuvieron tres hijos. Más tarde, perdió a su marido y a dos de sus tres hijos. Fue empleada del Museo Botshabelo antes de convertirse en artista.

Carrera artística

El arte de Mahlangu hace referencia a los motivos de la ropa y la joyería del pueblo ndebele, que suelen ser muy coloridos y geométricos. Sus cuadros son de gran tamaño[6]Esther Mahlangu utiliza pinceles hechos con plumas de pollo. Es conocida por haber traducido y sustituido las superficies tradicionales del arte mural ndebele, el muro de adobe y estiércol de vaca, por lienzos y, finalmente, por aleaciones metálicas. La firma de Mahlangu consiste en líneas blancas delimitadas en diagonal o en forma de chevrones. Firma todos sus trabajos de abalorios con las iniciales "E M". Como artista, su "...composición es más compacta, más atractiva y compleja que la de sus contemporáneos, los bordes son más complicados. Tiene tendencia a enmarcar sus motivos".

Mahlangu atrajo la atención internacional por primera vez en 1989 en una exposición de arte francesa titulada Magiciens de la terre (Magos del mundo). Más tarde, en 1991, BMW le encargó la creación de un coche artístico, como ya habían hecho otros creadores de BMW Art Car (como Andy Warhol, David Hockney y Frank Stella). El coche, un BMW 525i, fue el primer "African Art Car" y estaba pintado con motivos típicos ndebele. El coche se expuso posteriormente en el National Museum of Women in the Arts de Washington, DC, en 1994. También se expuso en el Museo Británico de Londres en 2017.

Wikipedia