top of page

Bartolina Sisa, heroína aimara en cuyo honor se conmemora el Día Internacional de la Mujer Indígena.


Bartolina Sisa Vargas (Cantón de Caracato del Ayllu, 24 de agosto de 1750 o 1753 - La Paz, 5 de septiembre de 1782). Fue declarada como una heroína nacional aimara según la ley n. 3102,​ 15 de julio de 2005 en Bolivia. Durante la colonia luchó junto con su esposo Julián Apaza conocido como Tupac Katari, organizó​ varios campamentos militares y participó del cerco a La Paz. Fue traicionada y entregada a los españoles, un año después fue asesinada al ser arrastrada por un caballo hasta morir. En su honor el 5 de septiembre se conmemora el Día Internacional de la Mujer Indígena.

Hija de José Sisa y Josefa Vargas, indígen del Pueblo y Cantón caracato, municipio de Sapahaqui, se dedicó al comercio de la hoja de coca y de los tejidos nativos.

Bartolina fue descrita por algunos historiadores como una mujer aguerrida que dominaba la kurawa (honda) y el fusil. Sabía montar caballo, era de piel morena, esbelta, de ojos negros, y muy inteligente.

En 1772, ya casada, tuvo el primero de sus cuatro hijos : tres varones y una niña. El primer hijo fue capturado en Perú por el brigadier Sebastián Segurola, en 1783, y se cree que posteriormente fue asesinado. Los otros tres llegaron a sobrevivir en la clandestinidad.

A la edad de 25 años se unió a Tupac Katari, su esposo, para organizar y liderar distintos levantamientos contra el poder imperante, tras observar las injusticias cometidas por el sistema colonialista de explotación del siglo XVIII. Cuando estalló la insurgencia indígena aimara - quechua de 1781, ella fue proclamada virreina por derecho propio. Bartolina asumió importantes funciones de liderazgo.

El 5 de septiembre de 1782 el oidor Francisco Tadeo Diez de Medina condenó:

"A Bartolina Sisa, mujer del feroz Julián Apaza o Tupac Katari se la condena en pena ordinaria de suplicia y que sacada del cuartel a la plaza mayor por su circunferencia atada a la cola de un caballo con una soga de esparto al cuello, una coroza de cuero y plumas y un aspa afianzada sobre un bastón de palo, en la mano, y a voz de pregonero que publique sus delitos sea conducida a la horca y se ponga pendiente de ella, hasta que naturalmente muera y después se claven su cabeza y manos en picotas con el rótulo correspondiente, y se fijen para el publico escarmiento en (...) los lugares donde presidia sus juntas sediciosas y hecho después de días se conduzca la cabeza a los pueblos de Ayo ayo y Saphaqui, de su domicilio y origen en la provincia de Sica Sica con la orden para que se queme después de tiempo y se arrojen sus cenizas al aire"

Desde 1780 se planificaba una insurrección indígena. Junto a José Gabriel Condorcanqui (Túpac Amaru) y los hermanos Dámaso y Tomás Katari de Chayanta, con quienes convergían en sus ideales libertarios y propósitos emancipatorios, lograron reunir a más de 150 mil indígenas de toda la región.

El 13 de marzo de 1781 se levantó un campamento militar indígena en La Ceja de El Alto, cerrando todos los accesos a la ciudad de La Paz. Empezaron con 20 mil indígenas y en cinco meses llegaron a ser 80 mil personas, generando escasez de alimentos y de agua en la ciudad. El 21 de mayo Tupac Katari dejó a Bartolina a cargo del cerco. Al ver a una mujer a cargo, el ejército español mandó a 300 soldados a capturarla; ella, junto con el ejército indígena, apedrearon a los españoles que no lograron su cometido.

Tras 109 días de cerco, los españoles recibieron ayuda de Charcas. Esto logró que Tupac Katari replegara a su ejército que fue abatido por las fuerzas españolas y por las alianzas que estas establecieron con líderes indígenas contrarios a Tupac Katari, lo que posibilitó que los cabecillas de la rebelión fueran apresados y sentenciados a muerte por ahorcamiento, el 5 de septiembre de 1782.

A los 32 años, Bartolina fue arrastrada por un caballo amarrada de los pies, y posteriormente descuartizada. Clavaron su cabeza y extremidades en diferentes lugares donde ella participó en la resistencia para amedrentar a los indígenas.

En 1980 se fundó con su nombre la Federación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa con el objetivo de reclamar que las mujeres de las áreas rurales participen plenamente en la toma de decisiones políticas, económicas y sociales de Bolivia.

En 1983 el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América reunido en Tihuanacu instauró en su memoria la celebración del 5 de septiembre, fecha en la que fue asesinada, como Día Internacional de la Mujer Indígena.

Actualmente muchas comunidades indígenas de Bolivia, le rinden homenaje.




Comments


bottom of page